Última Hora

El silencio de las cosas cotidianas


Y el día amaneció con su eterna sonrisa
Con un sol dispuesto a darnos luz
Con mis dos angelitos observando mi despertar
Con los mimos de una linda mañana…

Con los ecos de una noche de tormentas
Que a mis oídos ya no afectan
Simplemente es la naturaleza del ser
Un ser humano no puede ser salmón…

El sueño hace cóctel con la respiración
Cambiamos de plano en lo que dura un chispazo
Y mientras la capa carnal descansa
El corazón sigue alumbrando con su luz…

Ver el arco iris en casa
El silencio de las cosas cotidianas
El abrazo dado en la distancia
Y ese pequeño brote de esperanza por crecer…

Nunca seré preso de pensamientos externos
De ideas forjadas en mentes de mezclas sintéticas
Solo escuchare el pulso del latido
Lo demás son sólo palabras…

16/12/10




Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

3 comentarios:

María dijo...

Siempre he estado segura de que la verdadera felicidad sólo aparece en esos pequeños momentos de nuestra vida, que son las cosas cotidianas.
Si encontramos su luz y su ternura, tenemos en nuestras manos la vida.
Un beso Ankor.

Lola dijo...

Solo escuchare el pulso del latido
Lo demás son sólo palabras…

Yo también estoy por la labor de pensar en la importancia del detalle, de aquello que por cotidiano pasa de largo y se le resta importancia.... a fin de cuentas eso es lo que suma.

Savia dijo...

Gracias por visitar mi blog.

Item Reviewed: El silencio de las cosas cotidianas Rating: 5 Reviewed By: Ankor Inclán